Una alta funcionaria de derechos humanos de la ONU advirtió el miércoles que pudiera estallar una nueva guerra entre el norte y el sur de Sudán si se extienden los enfrentamientos en las áreas fronterizas.

Los enfrentamientos entre militares del norte de Sudán y elementos ligados al Ejército Popular de Liberación de Sudán han persistido a lo largo de la frontera provisional mientras se avecina la secesión formal de Sudán del Sur, el 9 de julio.

Los lados se pelean por viejas disputas étnicas pero también por acceso al áreas de pastoreo de ganado y el futuro del la región petrolera de Abyei, que actualmente forma parte del estado Kordofan del Sur, en el norte de Sudán.

"Si estos enfrentamientos en las áreas fronterizas no cesan y se extienden a otras áreas de Kordofan del Sur y el Nilo Azul, obviamente sería la guerra otra vez", dijo Kyung-wha Kang, la alta subcomisionada de Derechos Humanos de la ONU.

Kang dijo que las fuerzas del norte parecían tener poco interés en mantener el orden y la legalidad en Abyei cuando ella viajó el poblado principal del la región la semana pasada.

"Pude visitar a Abyei, que fue un escenario de destrucción total por lo que pudimos observar", dijo la funcionaria a reporteros en Ginebra. "Vimos a saqueadores retirando lo poco que quedaba del pueblo y subiéndolo a camiones, mientras eran observados por las fuerzas armadas sudanesas y otros que parecían ser milicias", agregó.