El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, tachó hoy de "idiotas útiles" a quienes descalifican la "Operación Jaque", al referirse a un documental en el que supuestamente se revela que el Gobierno pagó 100 millones de dólares por la liberación de Íngrid Betancourt y otros secuestrados en 2008.

"Desde el comienzo las FARC han hecho circular todo tipo de versiones bastante absurdas y hay idiotas útiles -a veces no tan idiotas- que les hacen el juego", dijo Santos a periodistas desde el departamento de Córdoba, en donde estuvo analizando la situación de seguridad en esta parte del país.

Santos agregó que "hay una supuesta versión de un documental en el que se trata de insinuar o probar que en esa operación se pagaron no sé cuantos millones de dólares, lo cual se cae de su propio peso".

Y añadió que "eso no tiene ni pies ni cabeza".

Defendió la "Operación Jaque" al remarcar que es un logro de la Fuerza Pública que ha sido exaltada por el mundo entero.

"Los propios norteamericanos son los primeros llamados a decir que esas versiones no tienen ni pies ni cabeza, por supuesto nosotros tampoco le vamos a dar ningún eco", puntualizó Santos.

El rechazo de Santos se sumó al del expresidente Álvaro Uribe quien calificó de "infamia" el documental "Operación Jaque, una jugada no tan perfecta" del periodista colombiano Gonzalo Guillén, presentado el lunes en Quito.

Fue durante el Gobierno de Uribe, en julio de 2008, cuando se llevó a cabo esa operación, considerada entonces una obra maestra por el impecable rescate de Betancourt y otros 14 secuestrados en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), entre ellos tres estadounidenses.

La versión oficial indica que la inteligencia de las fuerzas militares logró engañar a los rebeldes que custodiaban a los secuestrados para que trasladarlos a un mismo sitio, el las selvas del sur del país, pues se era inminente el comienzo del intercambio humanitario.

Sin embargo Guillén, que dedicó a este trabajo casi tres años de investigaciones, asegura que Jaque no fue una operación perfecta, ni estrictamente militar, ni colombiana, ya que Colombia y Estados Unidos negociaron con los guerrilleros.

"Fue una operación financiera, no militar", destacó Guillén ayer en Quito, al explicar que los guerrilleros conocidos con los alias de "César" y "Gafas" contactaron con un abogado para entregar a los rehenes; y pidieron al Gobierno 100 millones de dólares.

Uribe calificó de "infamia" el trabajo de Guillén y además colgó, a través de su red social, un comunicado del entonces jefe de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, ahora embajador en Viena y ante los organismos de la ONU.

En su escrito, Padilla afirma que el documental es una "estafa o falsedad".

"Operación Jaque, una jugada no tan perfecta" se difundirá este miércoles a través de la cadena ecuatoriana Teleamazonas.