Transformers: Dark of the Moon"

El director Michael Bay un nuevo ataque avasallador de gigantescos robots que cambian de forma: el resultado es largo, ruidoso y simplemente cansador.

Bay trata de inyectar un poco más de carne y sangre esta vez, pero el elemento humano surge de material de archivo de la carrera espacial de los 60, junto con imágenes que podrían perturbar a los más chicos cuando los robots liquidan a los seres humanos como bichos atrapados en un matainsectos eléctrico.

Para colmo es en 3-D, así que uno está obligado a usar esas gafas incómodas durante la película más larga de esta serie hasta el momento.

Los seres humanos debiluchos encarnados por Shia LaBeouf, Josh Duhamel, John Turturro y Tyrese Gibson nuevamente quedan atrapados en la guerra entre los Autobots (los buenos) y los Decepticons (los malos).

A este elenco se suman Rosie Huntington-Whiteley, Frances McDormand, John Malkovich y Patrick Dempsey.

Leonard Nimoy es la voz de un anciano líder Autobot, y sus vocales aguardentosas constituyen el elemento más humano de la película.

Los efectos visuales son deslumbrantes, pero las batallas son tan larga que el movimiento y el ruido acaban por aturdir al espectador.