El líder del sindicato de jugadores Billy Hunter reconoció el jueves que "es obvio que estallará el cierre patronal esta noche", después de que los agremiados y los dueños de los equipos de la NBA no lograron acordar un nuevo contrato colectivo, lo que pondría en riesgo la temporada del 2011-12.

Pese a una reunión de tres horas el jueves, las partes no pudieron reducir la brecha que les separa en sus posturas, dijo Hunter. El contrato expiraba a la medianoche.

"Es una brecha muy grande", dijo Hunter.

Con la medida de cierre patronal, todas las actividades en la liga quedan paralizadas, incluyendo el periodo de contrataciones de jugadores libres que debía comenzar el viernes.

También se teme por la próxima temporada regular.

El comisionado de la NBA, David Stern, dijo "con algo de tristeza" que recomendaría el jueves por la noche al comité de relaciones laborales que se imponga el primer paro patronal desde la temporada 1998-99.

"No hace falta decir que estamos decepcionados por encontrarnos en este punto", dijo el subcomisionado Adam Silver.

La última vez que la liga tuvo un cierre patronal, en la campaña de 1998-99, la programación fue de 50 partidos. Esa fue la única ocasión en la que no se pudieron disputar partidos por culpa de una disputa laboral en la historia de la NBA.

"Tratamos de evitar el cierre, pero lamentablemente no se pudo llegar a un acuerdo", dijo Matt Bonner, integrante del comité ejecutivo del gremio de jugadores.

Hunter confió en que ambas partes se reúnan otra vez en el próximo par de semanas.