La reducción de la burocracia y lograr un mayor equilibrio entre sus socios serán los principales objetivos de Uruguay cuando asuma este miércoles la presidencia pro témpore del Mercosur, afirmó hoy en una entrevista con Efe el canciller uruguayo, Luis Almagro.

"En el ordenamiento institucional hemos detectado mucha duplicación de funciones, de órganos, algunos de los cuales ya no tienen ni actividad", dijo Almagro en Asunción, minutos antes de que comience la XLI Cumbre del Mercosur, que se celebra en la sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol.

En el organismo existen 258 órganos y hay que "sistematizarlos" para conseguir una coordinación efectiva entre ellos, señaló Almagro, que no aclaró cuántos serán eliminados.

Otro elemento fundamental de la presidencia pro témpore uruguaya será "el fortalecimiento y la proyección económica y comercial" del bloque.

Uruguay abogará por un sistema de solución de controversias que obligue a los socios más poderosos, Argentina y Brasil, a mantener los equilibrios con los más débiles, Uruguay y Paraguay, y fijar indemnizaciones para estos últimos en los casos en que resulten perjudicados.

En materia de política exterior, intentará profundizar sus relaciones con Asia y África como meta prioritaria.

Sin olvidar a la Unión Europea, bloque con el que el Mercosur espera concluir la negociación de un resistido acuerdo de asociación que comenzó hace más de una década durante la presidencia pro témpore de Argentina, que seguirá a la de Uruguay en el primer semestre de 2012, reveló el canciller.

El Gobierno uruguayo pretende asimismo ahondar en el Plan Estratégico para la Acción Social (PEAS) en ámbitos como la vivienda y avanzar en materia de libre circulación de personas, sobre todo en lo que se refiere a las zonas fronterizas y a los estudiantes universitarios.

Durante la jefatura semestral, Uruguay también pretende concluir la primera etapa del proceso de eliminación del arancel externo común, la que aspira a facilitar la circulación dentro del bloque de los productos importados por cualquiera de sus socios, agregó.

Los presidentes de Uruguay, José Mujica, y de Brasil, Dilma Roussef, ya se encuentran en Asunción para asistir junto al anfitrión, Fernando Lugo, a la inauguración de la XLI Cumbre del Mercosur, en la que no participará la argentina Cristina Fernández por recomendación médica.

A la cita también asisten el gobernante de Ecuador, Rafael Correa, el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, como representantes de países asociados al bloque, y el ministro de Exteriores de Japón, Takeaki Matsumoto.