Trascendidos periodísticos de que la novia del príncipe Alberto de Mónaco, Charlene Wittstock, quiso anular la boda y regresar a su Sudáfrica natal son sólo "rumores desagradables", dijo el miércoles una colaboradora del soberano.

Christiane Stahl dijo que los informes que aparecieron en varias publicaciones europeas son "la personificación misma de los celos".

Stahl dijo a Monaco-Info "sólo los celos impulsan a las personas a propagar rumores tan violentos y desagradables pocos días antes de una boda".

Alberto y Wittstock, una ex nadadora olímpica de 33 años, se casarán en dos días de festejos el viernes y sábado.

Stahl dijo que la pareja se sintió "afectada" por los rumores, pero que estaban ocupados con los últimos preparativos para la boda.