La policía de Malasia detuvo el miércoles a 14 personas de la oposición por vestir camisetas con letreros que promovían una manifestación proscrita para protestar contra presuntos fraudes electorales.

Fue el esfuerzo más reciente de las autoridades que buscan impedir que los ciudadanos marchen en las calles de Kuala Lumpur el 9 de julio en un esfuerzo que la oposición espera que se convierta en la mayor manifestación de protesta en esa nación asiática en los últimos cuatro años.

Los activistas exigen que las autoridades renueven las listas dd votantes, adopten medidas transparentes para el conteo de votos y que se lleven a cabo otros cambios de políticas antes de la realización de elecciones nacionales, que se llevarán a cabo para mediados del 2012.

Las autoridades indicaron que las leyes electorales vigentes garantizan la justicia en los comicios.

Las autoridades arrestaron a casi 100 activistas en diferentes ciudades en todo el país desde el viernes. Algunos de ellos entregaban panfletos para promover la marcha, mientras que otros viajaban a actos publicitarios. Más de la mitad ya fueron puestos en libertad.