Las fuerzas del gobierno libio mantienen el control de las áreas en torno a una cadena montañosa al suroeste de Trípoli, área que los combatientes rebeldes dicen que están usando como base para avanzar hacia la capital, dijeron las autoridades de ese país.

Los rebeldes apostados en pequeñas poblaciones de las montañas de Nafusa han estado afianzando lentamente su territorio y formando un segundo frente en contra de las tropas de Moamar Gadafi que también están combatiendo a los rebeldes en algunos frentes en el este de la capital.

En París, un vocero militar dijo que Francia envió armas a los rebeldes en la región de las montañas de Nafusa a principios de mes.

En días recientes, los rebeldes en las montañas afirmaron que han avanzado hacia el pueblo de Bir al Ghanam a unos 80 kilómetros (50 millas) de Trípoli. El martes dijeron que habían tomado una bodega de armamento a unos 30 kilómetros (20 millas) al sur de el pueblo de Zintan, en las montañas.

Sin embargo, el primer ministro Al-Baghdadi al-Mahmoudi le restó importancia a los reportes de los avances rebeldes en las montañas el miércoles.

"La situación en la zona occidental de las montañas es buena, y está bajo control", dijo cuando se le preguntó sobre la batalla luego de reunirse con miembros del gabinete y gobernantes municipales elegante hotel a la orilla del océano en Trípoli.

Las batallas en Libia iniciaron a mediados de febrero y se han convertido en una guerra civil. Los rebeldes tienen el control de un tercio del país en la zona oriental, y algunos puntos en el occidente, incluyendo los pueblos de las montañas de Nafusa. Los rebeldes han recibido ayuda de la OTAN con ataques aéreos.

La alianza internacional lanzó su ataque por mandato de la Organización de Naciones Unidas para proteger a la población civil.