Los dos periodistas franceses que se encontraban secuestrados en Afganistán desde finales de diciembre de 2009 fueron liberados, anunció hoy el presidente francés, Nicolas Sarkozy.

En un comunicado, el Elíseo destacó que Sarkozy "se felicita por la liberación" de los dos periodistas del canal de televisión "France 3", Stéphane Taponier y Hervé Ghesquière, así como de su intérprete, Reza Din.

El jefe del Estado, que se unió "a la alegría de las familias", agradeció el papel del presidente de Afganistán, Hamid Karzai, y de todos los que participaron en la puesta en libertad "por la gestión de esta crisis".

Sarkozy también reafirmó su "apoyo al pueblo afgano y a las autoridades afganas".

Durante el año y medio que ha durado el secuestro "no hemos dejado nunca de actuar para obtener su liberación", señaló por su parte en otro comunicado el ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, quien alabó "la acción de los servicios del Estado que se han movilizado sin descanso".

Ni el Elíseo ni el Ministerio de Asuntos Exteriores precisaron las circunstancias de la liberación de Ghesquière y Taponier, capturados el 30 de diciembre de 2009 cuando realizaban un reportaje para "France 3" en la región de Kapisa, a unos 60 kilómetros de Kabul.

Elise Lucet, responsable del programa para el que los dos periodistas preparaban el reportaje, mostró un "inmenso alivio y una gran alegría" por esta noticia, que se hizo pública mientras el comité de apoyo organizaba una concentración en París.

Lucet señaló, en declaraciones a la cadena de televisión "BFM TV" que un avión oficial francés ha volado para recoger a los periodistas, que deberían volver a la capital francesa mañana.

También explicó que dos de los tres acompañantes que habían sido secuestrados inicialmente junto con los periodistas llevaban ya un tiempo en libertad, aunque esto se había mantenido en secreto por razones de seguridad.

El secretario general de Reporteros sin Fronteras, Jacques Julliard, que también estaba en la concentración del comité de apoyo, dijo que no sabe cómo se ha producido la liberación, pero estimó que "ha sido el resultado de un trabajo denodado".

Julliard restó importancia a la polémica que se generó pocas semanas después del secuestro, cuando Sarkozy dio a entender que Taponier y Ghesquière podían haber tenido un comportamiento imprudente y que su secuestro implicaba dedicar muchos medios para su liberación y poner en peligro a los que trabajaban para eso.

"Creo que desde el principio se ha hecho todo lo posible", indicó el dirigente de Reporteros sin Fronteras.

La primera información oficial la había dado hoy el presidente de la Asamblea Nacional, Bernard Accoyer, que interrumpió para ello la sesión de control al Gobierno.

Los diputados y los miembros del Ejecutivo presentes en la sesión, incluido el primer ministro, François Fillon, se pusieron en pie y aplaudieron tras conocer la noticia.

Fillon abandonó la Asamblea, no sin antes confirmar los hechos y precisar que los dos periodistas, que "están bien de salud", se encuentran en la base militar de Tagab y estarán en París "en unas horas".