La Policía boliviana presentó hoy al prófugo colombiano Carlos Noel Buitrago Vega, alias "Porremacho", acusado de terrorismo y narcotráfico, entre otros delitos, que fue capturado en la región oriental de Santa Cruz.

El ministro de Gobierno (Interior), Sacha Llorenti, dijo en rueda de prensa que la captura de Buitrago Vega, a quien calificó de "pez gordo" del narcotráfico, fue el "resultado de varios meses de coordinación con el Estado colombiano".

"El Estado ha tomado la decisión de expulsar a esta persona y que sea entregado de inmediato a las autoridades colombianas para su procesamiento", pues tiene más de 50 procesos en su país por diversos delitos, agregó Llorenti.

Buitrago es primo y hombre de confianza del narcotraficante y paramilitar Héctor Germán Buitrago Parada, alias "Martín Llanos", líder de las Autodefensas Campesinas del Casanare, banda paramilitar colombiana de extrema derecha, precisó la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico de Bolivia.

Según el comandante de esa unidad, coronel Gonzalo Quezada, Buitrago llegó a Bolivia hace dos años con documentación falsa y de forma clandestina, con la "misión expresa" de vincular a narcotraficantes bolivianos con otros delincuentes del Cono Sur.

Bolivia es el tercer productor mundial de cocaína, tras Colombia y Perú.

Buitrado instaló varios laboratorios de cristalización de cocaína y enviaba cada dos meses unos 400 kilos de droga a Brasil desde pistas de aterrizaje clandestinas.

Agentes policiales bolivianos y colombianos le seguían el rastro desde el año pasado y finalmente lograron capturarlo este lunes en la ciudad boliviana de Santa Cruz, dijo Quezada.

La policía antinarcóticos de Bolivia ha confiscado diez toneladas de cocaína en el primer semestre de 2011 y ha capturado a 1.633 personas por narcotráfico, entre ellos 39 peruanos, 31 colombianos, 19 brasileños y 17 españoles.

Según las autoridades bolivianas, más del 50 % de la droga incautada procede de Perú, lo que, a su juicio, demuestra que Bolivia se ha convertido en un país de tránsito de estupefacientes peruanos, cuyo destino principal es Brasil.

Está aplazada desde hace meses, por razones no reveladas oficialmente, la firma de un acuerdo de Bolivia, Brasil y Estados Unidos para verificar la destrucción de plantaciones ilegales de coca, base para la fabricación de cocaína.