La actividad negociadora continúa entre la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y el sindicato de jugadores para intentar avances que les permitan desbloquear el cierre patronal establecido por los dueños de los equipos desde el pasado marzo cuando finalizó el convenio colectivo.

La falta de un acuerdo para la firma del nuevo convenio llevó a los dueños a implementar la paralización completa de todas las actividades de los jugadores dentro de sus organizaciones, con el riesgo de perderse la temporada del 2011-12.

De ahí, que el comisionado de la NFL, Roger Goodell, y el director ejecutivo del sindicato de jugadores, DeMaurice Smith, viajaron el martes juntos a Florida para hablar en un encuentro de novatos de la liga tras iniciar el lunes una ronda de negociaciones de cuatro días.

Los portavoces de la liga y del sindicato confirmaron que los dos dirigentes volaron juntos desde Minneapolis para hablar hoy, miércoles, en un simposio de novatos de la Asociación de Jugadores.

La página de internet de la revista especializada SI.com fue el primer medio de comunicación que informó del viaje junto de los dos directivos.

Smith fue el que personalmente le había solicitado a Goodell que hablara con los jugadores en Sarasota, Florida, y el comisionado de la NFL aceptó sin ningún tipo de problema.

Después de la charla, ambos tienen previsto volver a Minneapolis para seguir las negociaciones, en la nueva ronda que iniciaron el lunes.

El martes, no hubo ni jugadores ni dueños de equipos en la reunión, dijeron varias personas cercanas a las partes y con información del proceso negociador.

Las partes pensaban seguir reuniéndose hasta el viernes, agregaron las mismas fuentes, que pidieron no ser identificadas porque no se han autorizado las declaraciones públicas sobre la situación laboral de la NFL.

El conflicto laboral de la NFL también tiene abierto el frente legal ya que ambas partes han presentado demandas y su caso está bajo estudio de una corte de apelación, que les ha pedido que traten de llegar a un acuerdo antes que los jueces les impongan una sentencia.

La gran diferencia que sigue existiendo entre los dueños y el sindicato de jugadores es la proporción del dinero que debe corresponderles en el reparto de los más de 9.000 millones de dólares que genera al año la actividad deportiva de la NFL.