Ronald Reagan fue elogiado el miércoles por su liderazgo en la lucha contra el comunismo durante una ceremonia en la que se inauguró una estatua del fallecido ex presidente de Estados Unidos en la capital de Hungría.

Reagan fue recordado por la ayuda y el ánimo que le dio a Hungría y otros países satélites de la Unión Soviética en Europa del Este mientras luchaban por la libertad.

El primer ministro Viktor Orban dijo que Reagan fue el hombre que "cambió el mundo y creó un nuevo mundo para Europa Central".

Orban y la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice inauguraron el estatua el miércoles.

La estatua de bronce de dos metros (7 pies) del cuadragésimo presidente de Estados Unidos fue erigida en la Plaza de la Libertad en Budapest, cerca de la embajada de Estados Unidos y de un monumento a los soldados soviéticos que murieron cuando los nazis fueron expulsados de Hungría durante la II Guerra Mundial.