Pagar 4.000 dólares por una cena seguida de un partido de polo parece un poco caro.

Pero no lo es tanto si además uno puede codearse con los duques de Cambridge en el sur de California, donde poder jactarse de haber bebido una copa de vino con la nueva pareja real es por estos tiempos lo máximo en el glamour hollywoodense.

El evento para reunir fondos en el Santa Barbara Polo & Racquet Club será uno de los más destacados en el primer viaje oficial transatlántico del príncipe Guillermo y Catalina, que comenzará el jueves en Canadá y continuará luego en el sur de California.

No cabe duda que el apuesto príncipe y su bella y elegante esposa poseen el carisma de las estrellas. Se han vendido hasta el momento unas 1.000 entradas VIP y 400 entradas generales, con una recaudación de casi 4,4 millones de dólares para el evento del 9 de julio. Guillermo prevé jugar y Catalina entregará el trofeo al equipo ganador.

En Canadá, los duques de Cambridge participarán en los festejos de la fecha patria, inaugurarán el festival y rodeo conocido como Calgary Stampede y harán canotaje en los vastos territorios del noroeste. También se reunirán con veteranos de guerra, así como grupos juveniles.

Guillermo hará gala de su destreza como piloto de helicóptero de rescate en un ejercicio, y la pareja piensa ponerse delantales para participar de un taller de cocina en Quebec City.

Los duques — cuyo título les fue otorgado por la reina Isabel II el día de su boda — volarán a Los Angeles el 8 de julio y la noche siguiente serán anfitriones de una cena de gala para presentar nuevos talentos actorales británicos a directivos de Hollywood.