Grecia ganó algo de tiempo para hacer frente a su crisis de deuda después que los legisladores aprobaron el jueves la última ley de austeridad, esencial para que el país reciba fondos cruciales y no caiga en moratoria de pagos.

La Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional habían exigido que el Parlamento aprobara dos proyectos de ley, uno de austeridad y un segundo que detalla cómo será implementado el primero, antes de aprobar un préstamo por 12.000 millones de euros (17.300 millones de dólares), parte de un paquete de rescate por 110.000 millones de euros (159.000 millones de dólares).

Sin los fondos, Grecia se iba a quedar sin dinero para las operaciones del gobierno a mediados de julio.

Los temores de que Atenas entrase en moratoria de pagos habían arrastrado consigo a los mercados globales en semanas recientes, con los inversionistas nerviosos de que ello pudiera desatar una grave crisis bancaria y un torbellino similar al generado por la quiebra de Lehman Brothers en Estados Unidos en el 2008.

Las preocupaciones sobre una moratoria a corto plazo han sido aliviadas, pues el dinero que se entregará a Grecia le durará al país hasta septiembre, cuando tendrá que demostrar que ha implementado todas las medidas prometidas para recibir más fondos del paquete de rescate de 110.000 millones de euros aprobado el año pasado.

A largo plazo, aún quedan preocupaciones reales de que el país va a tener que reestructurar sus deudas de alguna forma.

Mientras tanto, el gobierno griego ha admitido que va a necesitar más dinero de sus acreedores y está realizando conversaciones para un segundo paquete de rescate. El paquete del año pasado buscaba permitir a Grecia recaudar fondos en el mercado de bonos para el 2012, pero con las tazas de interés en el país a niveles exorbitantes, eso parece muy improbable.

Además de aprobar la entrega del nuevo envío de préstamos de rescate, se espera que los ministros de finanzas de la eurozona analicen los términos de un segundo paquete de rescate en una reunión el domingo en Bruselas. Se espera además que el FMI apruebe los fondos la semana próxima.

El Parlamento griego aprobó el jueves la ley de implementación por 155 votos a a favor y 136 en contra, un día después de aprobar la principal ley de austeridad en una votación realizada mientras manifestantes chocaban con la policía en las afueras del Parlamento en un segundo día de violencia.

Más de 300 personas resultaron heridas en dos días de disturbios en el centro de Atenas, donde manifestantes opuestos al plan de austeridad atacaron a la policía con todo lo que pudieron encontrar y los policías respondieron con granadas aturdidoras y gas lacrimógeno.

Los sindicatos han convocado a nuevas protestas, aunque se espera que sean mucho menores.