Miles de escuelas británicas cerrarán y los viajeros enfrentarán largas filas en las sedes de migración del aeropuerto cuando esta semana unos 750.000 trabajadores se vayan a huelga, el primer golpe de lo que los sindicatos esperan sea un tercer trimestre de descontento contra los planes de austeridad del gobierno.

La primera prueba llegará el jueves, cuando miles de empleados del sector público, desde maestros hasta verificadores de manejo y agentes aduanales, realicen un paro laboral para protestar por el plan del gobierno para reducir el déficit subiendo los impuestos, recortando las prestaciones y el gasto.

Autoridades migratorias alertaron a los viajeros que podrían enfrentar retrasos en los puertos y aeropuertos británicos cuando los oficiales que revisan los pasaportes dejen de trabajar y recomendaron viajar en otra fecha a quienes puedan hacerlo.

Los sindicatos aseguran que el paro es apenas el inicio de una campaña de acciones a escala nunca vista en Gran Bretaña en tres décadas.

"El jueves veremos a cientos de miles de personas del servicio público y civil en huelga", dijo Mark Serwotka, líder del Sindicato de Servicios Públicos y Comerciales.

El gobierno insiste en que todos deben compartir el dolor mientras recorta 80.000 millones de libras (130.000 millones de dólares) del gasto público para reducir el gran déficit. Entre otras medidas planea reducir las prestaciones a los empleados del gobierno, aumentar su edad de jubilación de 65 a 66 y aumentar el monto que aportan a sus pensiones y reducir el pago que recibirán cuando se retiren.

___

En internet:

Detalles de la huelga: http://www.j30strike.org/

Jill Lawless está en Twitter como @JillLawless