El gobierno de México no cuenta hasta el momento con evidencias que permitan confirmar un secuestro masivo de migrantes indocumentados en el sur del país, como denunció recientemente un sacerdote católico.

El subsecretario de Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, René Zenteno, informó en rueda de prensa que un hondureño y un guatemalteco han declarado que sólo vieron a hombres armados bajar de un tren en el que supuestamente viajaban decenas de indocumentados.

Dijo que aunque el gobierno no puede "negar los hechos... las indagaciones hasta hoy no han proporcionado evidencias u otro testimonio que permitan confirmarlos".

El sacerdote Alejandro Solalinde, responsable de un albergue para migrantes, dijo que entre 80 y 100 indocumentados que viajaban en un tren habrían sido secuestrados en el estado sureño de Veracruz el 24 de junio, a partir de declaraciones de algunos testigos que escaparon.

Zenteno consideró que la cifra mencionada por el sacerdote podría derivarse del hecho de que ese número de migrantes habría pasado por su albergue y no ha tenido conocimiento de su paradero.

Miles de migrantes indocumentados, en su mayoría centroamericanos, atraviesan el territorio mexicano cada año intentando llegar a Estados Unidos y en su camino enfrentan diversos riesgos, incluidos ataques y secuestros de grupos armados.

En un reporte recientemente divulgado, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) señaló que sólo entre abril y septiembre de 2010 habían sido secuestrados al menos 11.333 migrantes en 214 plagios masivos.

Zenteno dijo que el gobierno sabe del reto que tiene enfrente para proteger a los indocumentados y que una muestra de sus esfuerzos para hacerlo es que entre enero y junio de 2011 autoridades han rescatado a 4.033 migrantes que permanecían secuestrados en casas de seguridad de grupos criminales.

Dijo que en el mismo periodo se han detenido a 147 presuntos traficantes de personas.

El funcionario refirió que la mayoría de los migrantes rescatadas ocurrieron en Tamaulipas, un estado fronterizo con Estados Unidos y donde en agosto de 2010 ocurrió una matanza de 72 indocumentados presuntamente a manos del cartel de las drogas de Los Zetas.

Comentó que han encontrado evidencias de la colusión de policías locales con Los Zetas para secuestrar migrantes.

Sobre el caso del presunto plagio masivo en Veracruz, Zenteno señaló que si el sacerdote tiene más evidencias debería presentarlas a las autoridades.

"Los datos que proporciona el padre Solalinde es con respecto a los migrantes que estuvieron en el albergue y se subieron al tren... él esta suponiendo que fueron secuestrados, porque se subieron en el tren", dijo.

El sacerdote dijo en Radio Fórmula que el cálculo que hizo fue a partir del relato de los migrantes que testificaron el hecho y que al parecer era una operación bien armada para llevarse a más que unos cuantos indocumentados.

"Lo que ellos (los testigos) vieron fue que se metieron los cinco primeros, pero no son los únicos... ¿usted cree que para cinco personas van a poner tres camionetas?", comentó.

El responsable del programa de atención a migrantes de la CNDH, Fernando Batista, comentó el martes a la AP que los dos testigos narraron a su personal que vieron a por lo menos 10 personas armadas y encapuchadas descender de tres camionetas y les exigieron a los migrantes a bajar del tren en la comunidad de Medias Aguas, Veracruz.

Dijo que los testigos vieron que los hombres armados y vestidos de negro subieron a dos personas a una de las camionetas.

Posteriormente observaron que otros de los encapuchados se acercaron a dos mujeres, dos hombres y un menor de edad que permanecían en uno de los vagones del tren.

Según los primeros testimonios ante la CNDH, el hondureño y el guatemalteco saltaron en ese momento del tren y se ocultaron por cerca de tres o cuatro horas para evitar ser capturados.

Zenteno dijo que los testigos declararon ante la Procuraduría General de la República que "los presuntos delincuentes bajaron del tren a cinco personas migrantes: dos mujeres, dos hombres y un niño".