Un panel de expertos concluyó por segunda vez que Avastin, el medicamento más utilizando para combatir el cáncer, no debería ser utilizado en pacientes con cáncer de mama porque trae pocos beneficios y provoca efectos secundarios peligrosos.

La decisión allana el camino para que el gobierno estadounidense deje de apoyar dicho medicamento.

La votación sin precedentes efectuada por un grupo de expertos de la Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) llega menos de un año después de que el mismo grupo llegara a la misma conclusión.

Los seis integrantes del panel de medicamentos oncológicos de la FDA votaron por unanimidad que Avastin no es efectivo, es inseguro y debería ser retirado de los tratamientos para el cáncer de seno.

La votación no es vinculante y la comisionada de la FDA, Margaret Hamburg, tomará la decisión final después del 28 de julio.

El fármaco está aprobado para una variedad de tipos de cáncer y puede ser usado para el de seno incluso si la FDA remueve su aprobación.

Muchas aseguradoras, sin embargo, no pagarían por la medicina de 100.000 dólares si no es aprobada por la FDA.

La FDA comenzó a dar pasos para quitar la aprobación a Avastin el diciembre, pero Roche, de forma inusual, decidió apelar la decisión y cabildeó tanto al interior de la FDA como en el Congreso para que se realizara una segunda audiencia.

Después del voto final, los pacientes con cáncer que asistieron a la audiencia protestaron por la decisión de la FDA y sus expertos.