El Tribunal Supremo (TS) de la India ordenó hoy paralizar la devolución a los campesinos del terreno expropiado por el Gobierno de Bengala (este del país), al gigante industrial Tata Motors, informaron hoy medios locales.

El TS tomó esta decisión tras solicitarlo Tata a la espera de que el Alto Tribunal de Calcuta -capital de Bengala- se pronuncie sobre un recurso interpuesto por la compañía contra una primera sentencia favorable a la decisión gubernamental.

La empresa había adquirido en 2006 unos terrenos situados en la zona de Singur, cerca de Calcuta, para construir una planta de fabricación de su modelo Nano con el beneplácito del Gobierno regional, entonces en manos del Partido Comunista.

Las elecciones del pasado mayo llevaron al poder al hasta entonces partido opositor Congreso Trinamul, alineado con las protestas de los campesinos a los que se les habían expropiado los terrenos para la construcción de esa fábrica de Tata.

El nuevo Gobierno regional decidió entonces devolver las tierras a sus antiguos propietarios con el argumento de que la empresa las había dejado abandonadas y emitió un decreto.

Tata interpuso una demanda en el Alto Tribunal de Calcuta contra la expropiación de los terrenos, pero la Corte falló el 27 de junio a favor del Gobierno.

Ante la "excesiva precipitación" que, según la compañía, tenía el Gobierno bengalí para devolver las tierras a los campesinos, Tata pidió la intermediación del TS, que ahora ha ordenado detener esas devoluciones hasta que se resuelva el recurso.

Según declaraciones a los medios locales de uno de los abogados del Ejecutivo de Bengala, Kalyan Bandopadhyay, el TS ha dicho que no va a interferir de ninguna manera en la decisión del Tribunal, pero ha dictaminado que la resolución no debe tardar más de un mes.

Portavoces de la compañía consultados por Efe no quisieron hacer declaraciones sobre la decisión.

La presidenta de Bengala, Mamata Banerjee, afirmó a los medios que la opinión del Supremo "va a favor del pueblo".