Corea del Norte amenazó el miércoles con lanzar una "guerra sagrada" contra Corea del Sur mientras una delegación de representantes de Seúl cruza la frontera entre ambos países fuertemente armada para unas negociaciones sobre un proyecto de turismo conjunto.

Un vocero del gobierno norcoreano no identificado acusó a unidades del ejército surcoreano de colocar señales "virulentas" que difaman a Corea del Norte e incitan a la "hostilidad extrema" hacia Pyongyang.

"Esto es poco menos que una declaración de guerra", dijo el vocero a través de la agencia oficial de noticias norcoreana. "Reaccionaremos a la provocación del enemigo con un severo castigo y responderemos a esta guerra con una guerra sagrada con represalias y sin merced".

La amenaza llega un día después de que el diario surcoreano Hankyoreh reportó que algunos militares de ese país cerca de la frontera colocaron consignas en contra del Norte debido a dos ataques mortales en 2010 de los que es acusado Corea del Norte.

Técnicamente, las dos Coreas están todavía en guerra porque su conflicto de la década de 1950 terminó con un cese al fuego, no con un tratado.

La más reciente amenaza se da mientras representantes de ambas naciones tienen planeado reunirse y hablar de las inversiones que Pyongyang congeló a Seúl en el centro turístico Diamond Mountain en 2008.