Un total de 590 personas resultaron heridas en los enfrentamientos que comenzaron anoche y continuaron hoy entre manifestantes y policías en el centro de El Cairo, informó el viceministro de Sanidad egipcio, Adel Adawi.

Adawi, citado por la agencia oficial de noticias Mena, explicó que 75 de los heridos fueron trasladadas a nueve hospitales, mientras que los demás fueron atendidos en ambulancias y por médicos apostados en los lugares de los incidentes.

Los enfrentamientos se desataron anoche al ser atacados y arrestados supuestos familiares de las víctimas de la Revolución del pasado 25 de enero a los que no se permitió entrar en un acto de homenaje a los mártires de estas protestas.

Según el viceministro de Sanidad, la mayoría de los heridos han sido dados de alta después de haber recibido la atención médica adecuada.

Adawi explicó que alrededor de 23 ambulancias se encuentran en Tahrir para atender a las víctimas o trasladarlas a los hospitales si necesitan más tratamiento médico.

Por otro lado, los policías detuvieron a nueve personas por la acusación de haber instigado anoche los disturbios ocurridos cerca del teatro Al Balon, donde se celebraba el acto de homenaje a las víctimas, según fuentes policiales citadas por Mena.

Los detenidos serán presentados a la Fiscalía Militar, que va a comenzar un interrogatorio para conocer las razones de los enfrentamientos.

Tras los arrestos que ocurrieron en el teatro, numerosos manifestantes enfadados se dirigieron a la plaza Tahrir e intentaron atacar la sede del Ministerio del Interior, en cuyos alrededores comenzaron violentos enfrentamientos que continúan hasta ahora.