El leñazo de Jason Bay elevó la pelota por encima de la línea del jardín izquierdo, hasta el graderío, para que los Mets de Nueva York conectaran su primer grand slam en casi dos años. El siguiente jonrón con la casa llena tardó un poco menos en llegar.

Carlos Beltrán conectó su grand slam en el episodio siguiente y los Mets se habían encaminado ya a una paliza.

Nueva York apabulló el martes 14-3 a los Tigres de Detroit para volver a colocarse arriba de la marca de .500. Los Mets rompieron además una extraña racha de 299 encuentros sin batear un cuadrangular con las bases llenas.

"Algunas veces en este deporte tardan en ocurrir ciertas cosas", dijo el boricua Beltrán. "Hoy fuimos capaces de conectar dos grand slams. No puedo explicar eso".

Sí hay explicación para el hecho de que los Mets (40-39) tengan otra vez una foja triunfadora: están comenzando a batear.

El dominicano José Reyes conectó de 4-4 con un doble y un triple. Fue su segundo encuentro consecutivo con cuatro imparables.

Tanto Reyes como el puertorriqueño Angel Pagán se embasaron cinco veces.

Los Mets anotaron 14 carreras por segunda vez en tres encuentros. El sábado arrollaron 14 5 a los Rangers de Texas. Nueva York ha anotado 36 veces en sus últimos tres compromisos.

Reyes necesitaba un jonrón para completar el ciclo, pero debió conformarse con un pasaporte en el séptimo inning. Luego fue sustituido por un corredor.

"Lo intenté. Buscaba algo", dijo. "Todas las bolas fueron malas, así que acepté el boleto".

Los Mets no conectaban un grand slam desde el 1 de agosto del 2009, cuando lo consiguió Pagán. Bay y Beltrán limpiaron las bases en la cuarta y quinta entrada, frente al relevista Daniel Schlereth.

El abridor de Detroit Rick Porcello (6-6) permitió siete anotaciones y 11 imparables en tres entradas y dos tercios.

Por los Mets, R. A. Dickey (4-7) recibió tres carreras y 10 hits en siete entradas. Dio tres pasaportes y ponchó a seis adversarios.

Nueva York ganó gracias a un festival de batazos. Filadelfia, que tiene nueve juegos y medio de ventaja en su misma división, salió adelante gracias al pitcheo y participó en un ensayo de lo que muchos pronostican será la Serie Mundial.

Cliff Lee lanzó el martes pelota de dos imparables en su tercera blanqueada consecutiva y los Filis derrotaron 5-0 a Josh Beckett y los Medias Rojas de Boston.

En una serie aclamada como un potencial preestreno de la Serie Mundial, Lee (9-5) y los Filis dominaron el primer encuentro.

Domonic Brown y Shane Victorino batearon cada uno un cuadrangular de dos carreras para Filadelfia, que llevó su récord a 50-30, el mejor de Grandes Ligas.

Lee no permitió hits hasta que el venezolano Marco Scutaro inició la sexta entrada con un lineazo de sencillo entre el jardín izquierdo y el central. El zurdo extendió la racha más larga de su carrera a 32 entradas seguidas sin anotación y logró su novena blanqueada en ligas mayores y su cuarta de este año.

"Estoy haciendo los lanzamientos, manteniéndolos lejos de la zona donde pueden conectarlos, usando mi curva y teniendo suerte", dijo Lee.

El abridor dio dos bases por bolas y ponchó a cinco bateadores, mientras que Beckett (6-3) recibió cinco carreras y cinco imparables en seis episodios. El as de Boston dio un pasaporte y registró un ponche.

Beckett llegaba con el mejor promedio de carreras limpias permitidas de Grandes Ligas, con 1.86, pero tuvo su peor salida de la campaña y dejó la lomita con una efectividad de 2.20. Tras lanzar pelota de un hit ante Tampa Bay el 15 de junio, no había vuelto a hacerlo por una gripe.

En otros duelos interligas, los Rays de Tampa Bay superaron 4-3 a los Rojos de Cincinnati, con un jonrón de Evan Longoria en la novena entrada; los Piratas de Pittsburgh se impusieron 7-6 a los Azulejos de Toronto, a pesar de dos cuadrangulares del dominicano Edwin Encarnación; los Rangers de Texas derrotaron 7-3 a los Astros de Houston, con salvamento del quisqueyano Neftalí Féliz, y los Rockies de Colorado 3-2 a los Medias Blancas de Chicago en 13 entradas.

Asimismo, los Cardenales de San Luis doblegaron 6-2 a los Orioles de Baltimore; los Mellizos de Minnesota superaron 6-4 a los Dodgers de Los Angeles; los Yanquis de Nueva York apalearon 12-2 a los Cerveceros de Milwaukee; los Padres de San Diego se impusieron 4-2 a los Reales de Kansas City; los Diamondbacks de Arizona vencieron 6-4 a los Indios de Cleveland; los Atléticos de Oakland 1-0 a los Marlins de Florida; los Angelinos de Los Angeles 11-5 a los Nacionales de Washington y los Bravos de Atlanta 5-4 a los Marineros de Seattle.

En una doble cartelera de la Liga Nacional, los Gigantes de San Francisco barrieron a los Cachorros de Chicago. Se impusieron 13-7 en el primer encuentro y 6-3 en el segundo.