Bank of America anunció hoy que pagará 8.500 millones de dólares (casi 5.900 millones de euros) para resolver las reclamaciones de un grupo de grandes inversionistas que perdieron dinero en su especulación con títulos hipotecarios de alto riesgo antes del colapso del mercado inmobiliario de Estados Unidos.

Se trata de la mayor suma pagada hasta ahora por una compañía de servicios financieros y, según el diario The Wall Street Journal, excede las ganancias totales de Bank of America desde el estallido de la crisis financiera en 2008.

Asimismo el arreglo pone fin a una querella de nueve meses con 22 grandes inversionistas que tenían títulos respaldados por hipotecas valoradas, originalmente, en 125.000 millones de dólares (unos 86.700 millones de euros).

Entre los querellantes está la gran compañía de gerencia de fondos BlackRock, la aseguradora MetLife, y el banco de la Reserva Federal de Nueva York.

"El pacto podría alentar a los gerentes de fondos mutuos, las compañías de seguros y otros inversionistas a buscar arreglos similares con otros grandes bancos de EEUU, alegando que los miles de millones de dólares en préstamos adquiridos antes del colapso inmobiliario no cumplieron las promesas de los vendedores", indica el diario.

Bank of America, Wells Fargo, y J.P. Morgan Chase cobran los pagos de los préstamos en casi la mitad de todas las hipotecas pendientes en Estados Unidos.