La tormenta tropical "Arlene" continúa hoy su ruta hacia la costa este mexicana, donde se espera que impacte en la mañana del jueves, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de EE.UU.

El fenómeno meteorológico se halla a unos 135 kilómetros al este de Tuxpán y a 225 kilómetros al este-sureste de Tampico, ambos en territorio mexicano, indicó el CNH en su boletín de las 21.00 GMT.

"Arlene", que presenta viento máximos sostenidos de 85 kilómetros por hora, con ráfagas más fuertes, se desplaza hacia el oeste con una velocidad de traslación de 11 kilómetros por hora, agregó el CNH, con sede en Miami.

Se espera que "se fortalezca algo más esta noche. por lo que 'Arlene' podría aproximarse a la intensidad de huracán antes de tocar tierra" el jueves en la costa mexicana, señalaron los meteorólogos.

Una tormenta se convierte en huracán de categoría uno en la escala de intensidad Saffir-Simpson, de un máximo de cinco cuando sus vientos máximos sostenidos alcanzan los 119 kilómetros por hora.

El centro de la primera tormenta tropical de la temporada de ciclones en el Atlántico se hallaba a esa hora ubicado cerca de la latitud 21,1 grados norte y longitud 96,1 grados oeste.

Según un probable patrón de trayectoria, el centro de "Arlene" cruzará "la costa en la zona bajo aviso de tormenta el jueves por la mañana", apuntaron los meteorólogos.

Permanece un aviso de tormenta tropical (paso del sistema en 36 horas) para la costa este del país, desde Palma Sola hacia el norte hasta La Pesca.

El Gobierno mexicano ha emitido una vigilancia de tormenta (paso del sistema en 48 horas) desde Barra de Nautla hacia el norte hasta La Cruz.

La tormenta arrojará lluvias sobre los estados mexicanos de Tamaulipas y Veracruz y el este de San Luis Potosí que pueden causar inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra, advirtieron los meteorólogos estadounidenses.

El CNH señaló que es posible que se registre también un fuerte oleaje en el área que está bajo aviso de tormenta tropical.

La temporada de huracanes en el Atlántico comenzó el 1 de junio y finaliza el próximo 30 de noviembre, y según la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera (NOAA, por su sigla en inglés), experimentará una actividad algo menor que la registrada en 2010.

La NOAA vaticinó en mayo pasado que la temporada atlántica registrará la formación de entre 12 y 18 tormentas tropicales, de las cuales entre 6 y 10 podrían convertirse en ciclones, y de esos huracanes, de 3 a 6 serán de gran intensidad, con vientos superiores a los 178 kilómetros por hora.