El Comité de Relaciones Exteriores del Senado estadounidense aprobó hoy una resolución de apoyo a la participación de Estados Unidos, con un despliegue limitado, en la misión de intervención internacional en Libia, la cual ha sido duramente criticada por algunos legisladores.

Con 14 votos a favor y 5 en contra, la resolución respalda la participación de Estados Unidos en misión de apoyo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Libia durante un año, con un despliegue limitado y sin la presencia de tropas sobre el terreno.

La resolución, que aun deberá pasar una votación en el pleno del Senado, fue patrocinada por el senador demócrata John Kerry y el republicano John Mccain, ambos excandidatos a la Presidencia del país.

Libia registra un cruento conflicto desde febrero pasado, cuando protestas y levantamientos de rebeldes que exigían la salida del líder Muamar el Gadafi fueron reprimidos por el régimen libio, lo que llevó a finales de marzo al inicio de una intervención militar internacional, en la que el Gobierno de EE.UU. asegura que su participación se limita a tareas de apoyo.

La actuación que ha llevado a cabo Estados Unidos en Libia ha sido duramente criticada por algunos legisladores de los dos partidos, que creen que el Gobierno del presidente Barack Obama debería haber contado con la autorización expresa del Congreso.

Tanto demócratas como republicanos apelan a la Resolución sobre Poderes de Guerra de 1973, que exige al Ejecutivo pedir la autorización del Congreso para lanzar una misión militar en un plazo de 60 días después de haberla iniciado.

Horas antes de la votación de esta resolución fue llamado a participar en el Comité uno de los juristas del Departamento de Estado, Harold Koh, quien aseguró que la actuación del Gobierno había sido "legal".

Koh reiteró hoy la postura del Gobierno de Obama de que no necesita la autorización del Congreso porque la participación de Estados Unidos en Libia se limita a tareas de apoyo y no a "hostilidades".

Koh señaló que Obama informó al Congreso de los ataques militares 48 horas después de iniciados y en esa ocasión dejó claro que no habría tropas terrestres en Libia y que la OTAN asumiría el control de las operaciones.

El abogado insistió en que la misión militar de Estados Unidos en Libia es "limitada" en cuanto a su naturaleza, alcance y duración, así como lo es también "el riesgo de una escalada".

Estados Unidos no ha sufrido bajas militares ni ha tenido una "confrontación armada considerable o sostenida de ningún tipo con fuerzas hostiles", continuó Koh.

"La situación en Libia no constituye una guerra que requiera una autorización específica del Congreso", como lo exige una cláusula de la Constitución, resumió el abogado.

La semana pasada, la Cámara de Representantes rechazó una resolución para continuar las operaciones militares de Estados Unidos en Libia y otra que hubiera eliminado los fondos para la mayoría de las operaciones en ese país.