Que el mejor futbolista del Mundial de Sudáfrica, Diego Forlán, sea una figura codiciada para distintas actividades, como ser embajador de la Unicef, no es novedad.

Pero que ahora su caricatura pueda darle al artista Federico Heredia un ingreso al Guinness World Records no es algo que sucede todos los días.

Trabajando sin pausas durante 12 horas y utilizando 35 litros de pintura acrílica negra, Heredia, oriundo del departamento de Maldonado, logró hacer lo que ahora se considera la caricatura más grande del mundo.

La efigie de Forlán, corriendo con el trofeo coronado por una pelota de fútbol que fue el premio al mejor jugador del Mundial mide lo que una cancha de fútbol; 105 metros de largo por 68 de ancho.

Finalmente lo logró y certificado por escribana pública quedó plasmado la gigantesca caricatura de Forlán que estuvo presente en el estadio Centenario, donde Heredia encaró el desafío. Forlán, su padre y hermano y hermanas, además de hinchas, asistieron a la finalización de la obra.

"No puedo hablar ahora, me están filmando desde arriba y pueden pensar que me están pasando coordenadas o indicaciones", dijo Heredia aludiendo a que en la tribuna Amsterdam, precisamente, una cámara puesta por autoridades del Guinness filmó cada segundo del trabajo y una de las condiciones era que debía realizarla solo, sin ayuda y sin descanso, porque así lo establece la organización Guinness.

"Vine a felicitar el trabajo de un artista, podría ser cualquier otro el que esté aquí. Lo que importa es el trabajo de Federico. Es algo muy lindo para él, que tiene la oportunidad de hacer una cosa de estas y en un estadio como el Centenario, con la historia que tiene", dijo Diego tras presenciar el final de la obra de Heredia y con síntomas de un estado gripal y a dos días de viajar a la Argentina, junto al plantel "celeste" para disputar la copa América de fútbol.