Llamas en las instalaciones del hotel Inter-Continental después del ataque realizado por militantes talibanes en Kabul (Afganistán). EFE