El español Rafael Nadal, campeón vigente de Wimbledon, entrenó el martes durante una hora, un rato después de anunciar que jugará los cuartos de final contra Mardy Fish pese a una lesión en el pie izquierdo.

"Estará al 100%", dijo su tío y entrenador Toni Nadal. "Todo está bien".

Nadal, dos veces campeón en el All England Club, había descartado horas antes que fuera serio el problema en su pie, que se lastimó el lunes durante el partido de cuarta ronda contra el argentino Juan Martín Del Potro.

"Ayer (lunes), después del partido, fui a hacerme una resonancia magnética en un hospital de Londres. Durante el mismo pensé que era algo grave, pero a medida que fui jugando el dolor fue disminuyendo y afortunadamente las pruebas han descartado lesión grave", dijo Nadal en un mensaje divulgado en su página de Facebook.

El español y número uno del mundo superó 7-6 (6), 3-6, 7-6 (4), 6-4 a Del Potro y debe jugar el miércoles con el estadounidense Fish.

La tarde del martes, Nadal llegó a entrenar más de una hora después del horario programado, pero peloteó por una hora y siete minutos con el junior británico Evan Hoyt, de 16 años.

Nadal no se movió mucho en la cancha, pero su tío dijo que esto se debió a que la cancha estaba resbalosa por los chubascos y no a la lesión.

"No pudimos hacer mucho porque la cancha estaba bastante húmeda y era peligroso, pero todo está bien", dijo Toni Nadal. "Para mañana no habrá problemas".

El médico Ignacio Muñoz, de la Federación española, dijo que la resonancia magnética había mostrado una hinchazón de un tendón en el tobillo del tenista, pero "no había una lesión seria en el hueso ni los ligamentos". Agregó que no había riesgos si Nadal juega el miércoles.

Nadal se preocupó porque hace algunos años se había lesionado el mismo tobillo, agregó Muñoz.