La estatal Aerolíneas Argentinas y la chilena LAN volvieron a suspender o reprogramar hoy vuelos al sur de Argentina por la presencia de cenizas del complejo volcánico chileno Puyehue-Cordón Caulle, informaron fuentes de las compañías.

Aerolíneas y su subsidiaria Austral cancelaron esta mañana dos vuelos a Mar del Plata y Bahía Blanca, en el suroeste de la provincia de Buenos Aires, y uno a Esquel, en la sureña provincia de Chubut, en la Patagonia, una de las más afectadas por la nube de cenizas.

LAN, por su parte, canceló un vuelo a Bahía Blanca y mantiene demorado un servicio a Comodoro Rivadavia, la ciudad mas poblada de Chubut.

Las suspensiones y demoras obedecen a la presencia de ceniza en suspensión en los aeropuertos de destino, según precisaron las fuentes.

Las aerolíneas comenzaron a retomar el pasado jueves sus vuelos a los aeropuertos del sur del país, que no operaban desde comienzos de mes, cuando entró en erupción el Puyehue-Cordón Caulle.

No obstante, continúan todavía cerradas las terminales aéreas de Bariloche, el principal centro de turismo invernal de Argentina, y Chapelco, los aeropuertos más afectados por la caída de cenizas, ya que las compañías decidieron no retomar sus vuelos a estas ciudades hasta el 1 de julio, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan.

El alcalde de Bariloche, Marcelo Cascón, declaró este lunes el "estado de desastre económico y social" en la localidad, el mayor centro de turismo invernal de Argentina, a la vez que suspendió las elecciones municipales que iban a celebrarse el 4 de septiembre.

La Legislatura de la vecina provincia de Neuquén ya había declarado la emergencia económica y social y el estado de desastre ambiental en el departamento Los Lagos, una de las zonas más afectadas por la erupción del complejo volcánico chileno.

El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) de Argentina calculó en 100 millones de pesos (24,2 millones de dólares) las pérdidas sufridas por el sector agrícola de la sureña provincia de Río Negro, donde se encuentra Bariloche.

Río Negro, dedicada mayormente a la cría de ganado ovino y a la producción de frutas, es la provincia argentina que presenta la mayor superficie afectada por la caída de cenizas, unas 3,9 millones de hectáreas.