El Teatro Bolshoi de Moscú realizará una gala homenaje a la bailarina cubana Alicia Alonso, quien acaba de regresar de dirigir a su compañía en una gira por Estados Unidos de donde debió regresar intempestivamente por motivos de salud.

La función para rendir tributo a la obra de la Alonso será el 2 de agosto en la capital rusa con un programa que incluirá a ocho jóvenes figuras del Ballet Nacional de Cuba y una pareja de la compañía anfitriona, informó el martes Pedro Simón, esposo de la diva en una conferencia de prensa.

También participarán las estrellas del Bolshoi Svetlana Zajarova y Andrei Uvarov.

La Alonso, quien cumplió 90 años en diciembre del 2010 y es considerada una leyenda de la danza clásica mundial fue invitada por primera para bailar en Moscú en 1958.

Alonso y el BNC que dirige desde su fundación en la década de los 60, acaban de regresar de un mes de presentaciones por Washington, Nueva York y California, aunque ella no pudo estar en este último Estado debido a que se enfermó y los médicos la obligaron a realizar reposo.

"Tenía una especie de catarro...me quitó la fuerza", expresó Alonso. "Me tumbó", agregó en broma la bailarina en alusión a la fuerza del virus que la afectó.

Alonso indicó que dejó al BNC en manos de la maîtresse, María Elena Llorente antes de llegar a las presentaciones de California y regresó a la isla para unos chequeos médicos.

"Las funciones del Ballet Nacional de Cuba (en Estados Unidos) han sido maravillosas, lo ha demostrado el público y la crítica también", comentó Alonso al tiempo que destacó los fuertes aplausos de los asistentes de pie que coronaron cada presentación.

La bailarina indicó que a partir de presencia del BNC en Estados Unidos se habían abierto puertas para futuros proyectos allá, pero que no se concretarían por ahora pues la compañía tenía varios contratos ya firmados para España y Brasil, entre otros en los próximos meses.

Debido al enfrentamiento político entre Cuba y Estados Unidos la compañía cubana no se presentaba en el país del norte desde hacía casi una década.

Iniciada a finales de mayo la gira se programó con 22 funciones y cinco ensayos generales, indicó Llorente, quien atribuyó el éxito del viaje tanto al dominio técnico de sus bailarines como a la capacidad artística y dramática de las puestas en escena, una de las características de la escuela cubana de la danza fundada por la Alonso.

Alonso comenzó a estudiar ballet a los nueve años. Siendo adolescente se casó con otro bailarín, Fernando Alonso, y ambos se mudaron a Nueva York, donde comenzó en la década de los 40 del siglo pasado una carrera ascendente que no paró mas.

Casi ciega por una enfermedad de la retina, bailó muchos de sus principales roles viendo sólo sombras.