La operadora de la maltrecha central nuclear de Fukushima, TEPCO, informó hoy que ha vuelto a suspender el sistema de reciclaje de agua contaminada, crucial para solucionar la crisis en la planta, tras detectar escapes en sus tuberías.  

Tokyo Electric Power (TEPCO), ha admitido que no realizó una revisión prevista del circuito de conducciones, de cuatro kilómetros de longitud, antes de poner el sistema en marcha y que tuvo que suspenderlo 90 minutos después de su arranque tras detectar las fugas, informa la cadena pública NHK.

Representantes de la empresa explicaron que se revisó el circuito hace dos semanas sin detectar problemas, y que por ello se optó por no repetir el examen.

Es la segunda vez en dos semanas que la eléctrica suspende las operaciones de este sistema, que busca descontaminar las más de 110.000 toneladas de agua radiactiva que se acumulan en la planta, de las cuales solo ha podido limpiar 1.850, para inyectarlas como refrigerante en los reactores.

TEPCO lleva semanas trabajando contrarreloj, ya que se calcula que el líquido estancado, que aumenta día a día por las lluvias de la época y el agua inyectada a los reactores para enfriarlos, podría desbordar los conductos subterráneos y filtrarse al exterior en una semana si el sistema no se pone en marcha.

Por este motivo, en los últimos días los técnicos han reducido el flujo para enfriar los maltrechos reactores 1, 2 y 3 a fin de evitar que más líquido radiactivo inunde la central.

La empresa prevé que, una vez operativo, el sistema, que tiene tecnología de la empresa estadounidense Kurion y la francesa Areva, permita inyectar 13 toneladas de agua reciclada por hora en las tres unidades, para así llevarlas a una "parada fría" para enero de 2012.

El terremoto y el tsunami del 11 de marzo dejaron sin refrigeración a la central de Fukushima Daiichi y desataron la peor crisis nuclear desde Chernobil, además de haber supuesto la evacuación de decenas de miles de personas y afectado a la agricultura y la pesca locales.