Roger Federer, Rafael Nadal, Novak Djokovic y Andy Murray, los cuatro favoritos para hacerse con esta edición de Wimbledon, continúan vivos en el torneo después de superar hoy los octavos de final, mientras que, en el cuadro femenino, cayeron las hermanas Williams y la número uno Wozniacki.

El tercer cabeza de serie y hexacampeón del torneo, Roger Federer, eliminó por 6-7(5), 6-3, 6-3 y 6-3 en dos horas y 58 minutos al ruso Mikhail Youzhny, verdugo del español Nicolás Almagro en tercera ronda y decimoctavo cabeza de serie.

Después de tres horas y dos minutos de partido, Federer se clasificó para disputar los cuartos de final ante Jo-Wilfried Tsonga, que acaba de expulsar al español David Ferrer.

Antes de hacerlo, dejó escapar dos bolas de partido ante un contrincante que se fue tranquilo, al menos, por haber ganado un parcial al helvético, algo que no había conseguido en los últimos seis encuentros contra él.

"En general, creo que jugamos un buen partido desde el principio hasta el final. Buenas carreras, buen ambiente. Fue divertido", aseguró Federer.

El número dos del mundo, Djokovic, por su parte, se encargó hoy de apartar del torneo al francés Michael Llodra por 6-3, 6-3 y 6-3 en una hora y 41 minutos.

En esta ocasión, el serbio no tuvo los problemas que encontró en tercera ronda frente al chipriota Marcos Baghdatis, y pasó sin muchos esfuerzos a uno cuartos en los que le espera el joven australiano Bernard Tomic, la revelación del torneo, que con 18 años eliminó al número 5 Robin Soderling en tercera ronda y hoy apeó del torneo al belga Xavier Malisse.

"Tiene mucho talento, un gran potencial, y lo está demostrando en este campeonato. Cree que puede ganar contra los grandes y ha jugado muy cómodo en los últimos dos partidos", señaló Djokovic sobre el joven australiano.

En cuanto al escocés Andy Murray, cuarto cabeza de serie y la gran esperanza del público británico para hacerse con el legendario torneo sobre hierba de Londres, superó al francés Richard Gasquet en tres sets, 7-6(3), 6-3 y 6-3, tras una hora y 44 minutos, un rival al que ya eliminó en 2008 en la misma ronda de la competición.

En este último partido, Murray deleitó con su juego a los duques que Cambridge, el príncipe Guillermo y su esposa Catalina, que fueron espectadores de ese duelo de principio a fin y se pusieron en pie para aplaudir a su compatriota como ganador de la cita.

La pareja real, que se mantuvo en el palco de autoridades durante casi toda la jornada, se convirtió en el centro de atención de la Pista Central durante el partido que enfrentaba a Rafael de Nadal y a Juan Martín del Potro, cuando, en una de las pausas del juego, ambos se dedicaron a continuar la 'ola' con la que se entretenía el público.

En ese encuentro, el número uno del mundo eliminó al último latinoamericano que quedaba en el campeonato, después de un duelo de casi cuatro horas que se resolvió en cuatro sets (7-6(6), 3-6, 7-6(4) y 6-4.

El mallorquín sufrió hacia el final de la primera manga una lesión en el pie izquierdo que, aunque no le impidió continuar el partido e imponerse a Del Potro, tendrá que ser valorada ahora por los médicos para determinar si el número uno del mundo puede recuperarse para su partido de cuartos de final el miércoles, contra el estadounidense Mardy Fish.

En cuanto al cuadro femenino, la gran favorita, la danesa Caroline Wozniacki, se derrumbó en su enfrentamiento con la eslovaca Dominika Cibulkova, vigésimo cuarta favorita, que se impuso por 1-6, 7-6 (5) y 7-5, tras dos horas y 35 minutos.

Las hermanas Williams, Serena y Venus, que suman nueve victorias en Wimbledon entre las dos, cayeron también derrotadas en la hierba del All England Club, en una temporada en la que ambas han estado alejadas de la competición debido diversos problemas físicos.

Serena, hasta hoy defensora del título, cayó ante la francesa Marion Bartoli por 6-3 y 7-6(6) en una hora y 57 minutos, después de salvar hasta cuatro bolas de partido, mientras que su hermana mayor, Venus, fue eliminada por la búlgara Tsvetana Pironkova, trigésimo segunda cabeza de serie, por 6-2 y 6-3 en una hora y cuarto.

"Definitivamente, no fue nuestro mejor día. Las dos queremos que la otra gane, pero, dado que desafortunadamente no pudimos hacerlo ninguna de las dos hoy, entrenaremos juntas, supongo", dijo Venus.

Guillermo Ximenis