Rusia levantó hoy la prohibición sobre las importaciones de hortalizas desde dos países de la Unión Europea, Holanda y Bélgica.

El anuncio lo hizo el jefe del Servicio Epidemiológico de Rusia, Guennadi Oníschenko en declaraciones a la prensa.

"Tras una evaluación de los expertos hoy hemos permitido las importaciones desde Holanda y Bélgica", aclaró el responsable sanitario ruso, citado por la agencia oficial rusa RIA-Nóvosti.

Las primeras importaciones autorizadas proceden de los países con los que Rusia ha mantenido conversaciones bilaterales sobre la seguridad de su producción.

Según Oníshenko, en la "lista de espera" se encuentran otros cinco países: España, Polonia, Dinamarca, República Checa y Lituania.

El responsable ruso explicó que la decisión de permitir la entrada de productos de Holanda y Bélgica obedece a la "confianza que infunden sus laboratorios".

El acuerdo marco para levantar el veto fue alcanzado el pasado 10 de junio, en la cumbre de los líderes de Rusia y la Unión Europea celebrada en la ciudad rusa de Nizhni Nóvgorod, donde se precisaron las condiciones que debían cumplirse para que se levante la prohibición impuesta el pasado 2 de junio.

Para permitir la entrada de las hortalizas europeas Rusia pone dos condiciones: el certificado de origen de cada cargamento y la lista de entidades reguladoras nacionales que certifiquen que los productos no están contaminados con la bacteria "E.Coli".

La causa del veto fue el brote infeccioso iniciado en Alemania que se ha cobrado más de 40 muertos.

Las primeras medidas restrictivas aplicadas por Rusia afectaron a las hortalizas de España y Alemania debido a las falsas informaciones de las autoridades alemanas sobre el origen de la infección, que en un primer momento se atribuyó a los pepinos españoles.

La prohibición a la entrada de suministros españoles y alemanes fue dictada el pasado 30 de mayo, veto que tres días más tarde fue ampliado a toda la Unión Europea.