Mariano Rivera no sólo quiere salvar partidos. Ahora quiere rescatar una antigua iglesia.

Una congregación cristiana en la que participa el cerrojero panameño de los Yanquis ha prometido hacerse cargo de la iglesia, ubicada en un suburbio de la ciudad de Nueva York y construida hace un siglo, con el fin de restaurarla.

Rivera dijo el martes en una conferencia de prensa que se sintió encantado por la iglesia North Avenue en New Rochelle desde el primer momento en que la vio. El panameño agregó que su congregación, formada por mayoría de hispanos, ha buscado un templo permanente para sus ceremonias.

La iglesia, construida en 1907, era propiedad del ayuntamiento desde hace décadas. Estaba vacía y gravemente deteriorada. El año pasado, se retiró el campanario por motivos de seguridad.

El alcalde Noah Bramson dijo que la congregación de Rivera arrendará el inmueble, lo restaurará y luego lo comprará por un dólar. El costo de la restauración se estima en tres millones de dólares.