La producción mundial de las empresas automovilísticas japonesas disminuyó aún más en mayo debido a las secuelas del terremoto del 11 de marzo, pero Nissan ha incrementado la suya en una muestra de capacidad de recuperación.

Toyota Motor Corp. dijo el martes que su producción en Japón cayó en mayo 54,4% y alcanzó un total de 107.437 vehículos, mientras que a nivel global declinó 49,3% y se ubicó en 287.811 unidades.

La contracción fue menor en comparación con la caída de 80% que registró en abril, cuando resintió con mayor fuerza las repercusiones negativas del desastre natural.

El sismo de magnitud 9 y el tsunami subsecuente causaron devastación en grandes zonas del noreste de Japón, donde están instalados numerosos fabricantes de piezas automovilísticas.

Honda Motor Co. también tuvo en mayo una baja en su producción de vehículos en Japón y en el exterior. La producción de Honda en Japón declinó en 53,4% y se ubicó en 34.746 vehículos, en tanto que su producción global se contrajo un 50,4% y quedó en 137.852 unidades.

Nissan Motor Co. ha mostrado pruebas de una recuperación con un incremento de la producción en el país y a nivel global.

La empresa incrementó su producción en 0,8% a 80.035 vehículos en Japón, y la aumentó un 19,3% a 368.914 unidades a nivel global.

Nissan atribuyó el aumento de su producción global a la animación de sus ventas en Estados Unidos, China y Europa.