Las fuerzas de seguridad afgana decomisaron hoy mil minas y cinco toneladas de materiales explosivos en la provincia occidental afgana de Herat, afirmó una fuente policial citada por la agencia afgana AIP.

Las autoridades interceptaron un tráiler que circulaba por la zona de Azizabad, situada en el conflictivo distrito de Shindand, y también descubrieron doce chalecos con explosivos y munición, dijo el portavoz de la policía en el oeste, Abdur Rauf Ahmadi.

Según Ahmadi, la Policía afgana ha detenido a cuatro personas en relación con el suceso, todos ellos residentes en la zona.

El portavoz también aseguró que las minas y el material explosivo procedían de Pakistán, y que estaban siendo trasladados a la ciudad de Herat, el principal núcleo urbano del oeste afgano y donde se encuentra parte del contingente español desplegado en Afganistán.

Hasta ahora, las autoridades afganas habían señalado a Irán como punto de origen del material decomisado en anteriores operaciones, supuestamente destinado a los grupos de insurgentes talibanes en la zona.

El último gran ataque talibán en el oeste afgano tuvo lugar este domingo, la explosión de un potente artefacto que acabó con las vidas de dos militares españoles y causó heridas a otros tres en la provincia noroccidental de Badghis, colindante con Herat.