La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro chino, Wen Jiabao, presiden hoy el mas importante encuentro bilateral entre sus países en el que las relaciones económicas y comerciales y el respeto a los derechos humanos serán los temas principales.

Aunque la cumbre comienza oficialmente esta mañana, ambos dirigentes celebraron anoche una cena de trabajo en la Villa Liebermann, junto al lago de Wannsee, en el sur de Berlín, durante la que celebraron en un ambiente informal las primeras conversaciones.

Fuentes gubernamentales alemanas destacaron hoy que la canciller aprovechó el encuentro para tratar con Wen sobre la situación de los Derechos humanos en China y la reciente liberación del artista Ai Weiwei y el disidente Hu Jia.

"Tuvo lugar un intenso intercambio de opiniones sobre el desarrollo de la sociedad en China", dijeron en tono diplomático dichas fuentes, quienes comentaron que la conversación entre ambos dirigentes "fue amplia y en un tono cordial" y se extendió sobre cuestiones económicas en China, Alemania y Europa.

Entre los principales asuntos de la agenda, que incluye 22 encuentros ministeriales y decenas de reuniones con empresarios, destacan las inversiones recíprocas, el comercio bilateral, las energías renovables, los intercambios culturales, cuestiones agrícolas, la situación de los derechos humanos en China y la lucha contra el cambio climático.

Berlín enfatiza la importancia del gigante asiático, convertido ya en segunda economía mundial y mayor exportador, además de quinto mercado para los bienes y servicios germanos y primer proveedor de Alemania.

Asimismo, está previsto que se aborden asuntos de carácter internacional, como la situación en Corea del Norte, Pakistán, Afganistán y Sudán, la reforma del sistema financiero internacional y la crisis del euro, donde Berlín desea que China siga adquiriendo títulos de deuda.

Los encuentros adquieren carácter oficial con la cumbre bilateral de ambos gabinetes ministeriales, a la que acuden 13 titulares chinos, en la que se abordarán preferentemente las relaciones económicas y comerciales, así como los intercambios culturales y educativos.

Poco antes de ser recibido con honores militares en la Cancillería Federal, Wen inaugurará junto a Merkel un foro empresarial al que han sido invitados destacados industriales de ambos países.

El encuentro será aprovechado para la firma de contrato millonarios que beneficiarán a grandes consorcios alemanes como Daimler, Volkswagen o Basf, pero también al grupo aeronáutico europeo Airbus, que podría recibir un importante encargo de nuevos aparatos.

Aunque en 2010 el Gobierno germano acordó suspender las ayudas al desarrollo para China, fuentes alemanas señalaron que el gigante asiático recibirá en los próximos años unos 300 millones de euros destinados a la conclusión de 51 proyectos que se encuentran aun en marcha.