Floyd Mayweather Jr. dijo el martes que jamás acusó a Manny Pacquiao de tomar esteroides y se mostró dispuesto a pelear contra el astro filipino.

El púgil estadounidense visitó Nueva York para promover su combate del 17 de septiembre contra su compatriota Víctor Ortiz, campeón welter. La pelea en el hotel y casino MGM Grand de Las Vegas será la primera vez que Mayweather suba al cuadrilátero en año y medio.

Eso no significa que Mayweather haya estado lejos de las peleas. Ha librado varias fuera del ring.

Mayweather fue demandado por difamación en una corte federal, luego de que supuestamente acusó a Pacquiao de consumir drogas para mejorar su desempeño. Además, enfrenta cargos criminales que se derivan de una disputa doméstica, así como demandas por hostigamiento y agresión, en distintos casos.

Aunque es posible que nunca se enfrenten en el cuadrilátero, parece que siempre habrá un vínculo entre Mayweather y Pacquiao.

Durante años, ambos han coqueteado con la posibilidad de pactar la pelea con la bolsa más jugosa de la historia, sin llegar a un acuerdo.

Ahora que su rivalidad ha llegado hasta los juzgados, no sorprende que Mayweather haya dedicado el martes casi tanto tiempo a hablar de Pacquiao como a hablar de Ortiz.

"Nunca he dicho que Pacquiao haya tomado esteroides, nunca dije que tomara drogas para mejorar su desempeño", dijo Mayweather, quien a comienzos de este mes no cumplió con una comparecencia ante la corte en Las Vegas en relación con esa demanda.

Mayweather dijo que está dispuesto a enfrentar al "Pac-man".

"Quiero pelear contra los mejores que haya, no sólo contra él", aseguró. "Si él está en esa lista como uno de los mejores, absolutamente quiero enfrentarlo".

Sin embargo, puso como condición que haya análisis aleatorios de sangre y orina, una exigencia más estricta que la contemplada por la mayoría de las asociaciones atléticas estatales. Según Mayweather, los apoderados de Pacquiao sólo han accedido a que se realicen análisis de sangre y orina programadas.

"Esto no es sólo por Pacquiao, sino por todo el deporte, punto", dijo Mayweather. "Si miras los Juegos Olímpicos, hay trampa. Todos hacen trampa. Y yo nunca dije que Manny Pacquiao hiciera trampa, sólo dije que yo y mi rival debemos hacernos el análisis".

Mayweather peleará por vez primera desde mayo del 2010, cuando venció a Shane Mosley.

Ortiz, de ascendencia mexicana, fue considerado al comienzo de su carrera como un astro en ciernes y potencial sucesor de Oscar de la Hoya, cuya compañía lo promueve. Tras algunos altibajos, dio la sorpresa en abril pasado al derrotar al haitiano-estadounidense Andre Berto para apoderarse del cetro welter.