Centenares de maestros costarricenses de primaria y secundaria protagonizaron hoy una marcha pacífica para manifestar su oposición a la pretensión del ministerio de Educación de modificar el calendario escolar.

La propuesta para "trimestralizar" el año lectivo la presentó semanas atrás el ministro de Educación, Leonardo Garnier, pero fue rechazada de plano por los dirigentes sindicales.

Garnier ha insistido en la necesidad de realizar una consulta directa a los docentes, algo a lo que los sindicatos también se oponen.

Los maestros pertenecientes a diversos sindicatos se agruparon frente al Congreso, en el centro de San José, y luego marcharon hasta la Casa Presidencial, en la zona este de la capital, donde lanzaron diversas consigas y además clamaron por mejores condiciones laborales.

La protesta, en la que estuvieron presentes miembros de la Asociación Nacional de Educadores (Ande), La Asociación de Profesores de Segunda Enseñanza (Apse) y el Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Educación Costarricense, causó una alteración del tránsito en algunas calles de San José.

El presidente de Ande, Alexander Ovares, dijo a Efe que la insistencia del ministerio en impulsar la modificación del calendario escolar es una afrenta a los sindicatos, pues ellos ya habían consultado con sus bases y la propuesta había sido rechazada.

"Para insistir en una consulta, acá están las bases del magisterio", acotó.

Ovares aseguró que el cambio afectaría las condiciones laborales de los docentes, por lo que, de momento, lo que se requiere es analizar cómo se está aprovechando el tiempo escolar ya establecido, en lugar de pensar en cambios precipitados e "improvisados".

Según los líderes sindicales, la marcha tuvo apoyo en todo el país.

Por su parte, el ministro Garnier criticó la manifestación de hoy, argumentando que afectó a los estudiantes por algo que es apenas una propuesta.

"Entiendo que se realice una huelga por una medida tomada, pero no por una propuesta que está en discusión", expresó antes de recibir a los representantes sindicales para una reunión.

La propuesta básica de Garnier es que las vacaciones escolares deben organizarse por trimestres, al igual que las evaluaciones.

Actualmente, los estudiantes costarricenses tienen un periodo de vacaciones de casi tres meses al final del año y dos semanas a mitad de curso.