La secretaria de Estado, Hillary Clinton, calificó hoy como "héroes" a una subfiscal de México y un activista de Guatemala por su lucha contra la trata de personas, que afecta a hasta 27 millones de víctimas en todo el mundo.

El activista guatemalteco Leonel Dubón y la subprocuradora mexicana Dilcya García figuraron hoy entre diez "héroes" que, según Clinton, demuestran que "acciones individuales pueden conducir a resultados asombrosos".

Dubón fue reconocido por su labor en pro de las víctimas de la trata de personas, en particular la creación en 2009 de la ONG El Refugio de la Niñez, que ofrece vivienda a jóvenes afectadas por la explotación sexual.

Su organización "se ha convertido en un modelo para Guatemala y la región", señaló el Departamento de Estado.

Por su parte, García fue elogiada como "pionera" del sistema de justicia de México porque, desde su puesto como subprocuradora de la Oficina del Procurador General de la República (PGR), ha entablado demandas "exitosas" en conexión con la trata de personas.

Clinton destacó la labor de los activistas durante una ceremonia en el Departamento de Estado, en la que también divulgó un informe anual sobre la lucha contra la trata de personas en 184 países.

García no sólo logró la primera sentencia en un caso de tráfico de personas en 2009 sino que también "ha logrado presentar cargos contra más de 100 presuntos traficantes, y ha forjado alianzas para proveer servicios de protección integral a las víctimas", dijo Clinton.

"Historias como éstas y otras... nos dan esperanza porque nos inspiran y también nos indican de forma muy práctica lo que podemos hacer para marcar la diferencia" en esta lucha, agregó.

En declaraciones a Efe, tanto Dubón como García señalaron que el tráfico de personas debe ser elevado a problema de "seguridad nacional" en la región, donde todavía queda mucho por hacer.

La trata de personas "ocupa el segundo lugar en el delito del crimen organizado más rentable del mundo, después del tráfico de armas y drogas, es importante darle una importante estatura", argumentó García.

Respecto a la "narcoviolencia" en México, la subprocuradora señaló que las rutas de la trata de personas "son las mismas que las del narcotráfico y del tráfico de armas, y es importante darle un tratamiento de seguridad nacional", subrayó García.

Preguntada sobre la lucha de México contra el tráfico de personas, García consideró que su país camina "a pasos bastante seguros" para lograr el objetivo pero que las autoridades aún deben "conquistar la fe de la gente para que todos juntos podamos llegar a controlar y erradicar este flagelo tan terrible".

Por su parte, Dubón dijo que en América Latina la trata de personas afecta en particular a los niños, y que Guatemala ha empezado a coordinar acciones con otros Gobiernos para atender a víctimas provenientes de países como Colombia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador y Honduras.

"En realidad es un asunto que ya debe ser tratado como un tema de seguridad nacional para el país. Tristemente, hasta los narcotraficantes están traficando a las niñas y las están explotando", afirmó Dubón.

Aunque no es un fenómeno nuevo para Guatemala -por su situación geográfica- el esfuerzo del Gobierno guatemalteco "todavía es muy poco en comparación con la dimensión del problema".

Para Dubón, la solución pasa por una mayor inversión de recursos para atender a las víctimas y aplicar las leyes para su protección; el combate a la extrema pobreza, que facilita la explotación sexual y laboral de mujeres y jóvenes, un aumento de la vigilancia en puntos fronterizos, y el fortalecimiento del sector judicial.

En el informe divulgado hoy, México y Guatemala figuran en la categoría de países que no "cumplen plenamente con las normas mínimas" contra la trata de personas pero realizan "esfuerzos considerables" para cumplirlas.

El análisis destacó que Venezuela y Cuba figuran entre los que no han hecho "esfuerzos considerables" para combatir este problema global.