La catedral de León, en Nicaragua, fue hoy incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad, por el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido a puerta cerrada en París, informaron a Efe fuentes de la organización.

Construida entre 1747 y principios del XIX, la catedral de León es una reconocida joya de la arquitectura iberoamericana y uno de los principales edificios de la transición del barroco al neoclásico, con un estilo que puede considerarse ecléctico.

Los planos sobre los que se construyó fueron creados por el arquitecto guatemalteco Diego José de Porres Esquivel.

La ornamentación de la bóveda de su santuario es de gran riqueza. Además, el templo alberga en su interior valiosas obras de arte.

Entre ellas un altar flamenco y pinturas de las 14 estaciones del vía crucis, realizadas por el artista nicaragüense Antonio Sarria a finales del siglo XIX y principios del XX.

La sobriedad de su decoración interior y la abundancia de luz natural, caracterizan esta catedral que es también un importante centro de atracción turística.