El jurado observó lanzagranadas, fusiles M4 y videos grabados en secreto de proveedores militares que acordaban el envío de dinero a un funcionario africano para que les comprara armas.

Ahora, tras un juicio de seis semanas, los 12 miembros del jurado de una corte federal deliberan en Washington sobre la inocencia o culpabilidad de los empresarios arrestados en la primera operación encubierta diseñada para cumplir una ley de 1977 en contra del pago de sobornos en el extranjero.

La Ley contra las Prácticas Corruptas en el Extranjero ha caído en desuso desde que fue promulgada en la década de 1970 después del escándalo de Watergate. Pero su cumplimiento se ha acrecentado desde los últimos años del gobierno de George W. Bush mientras cada vez más empresas hacen negocios en el extranjero y los funcionarios corporativos del más alto nivel tienen la obligación de declarar sus estados financieros bajo leyes aprobadas en respuesta a escándalos de contabilidad corporativa engañosa.

Los cuatro hombres que enfrentan juicio se encuentran entre 22 empresarios que han sido acusados en una amplia investigación. La mayoría de ellos fue arrestada el año pasado mientras se reunían en una exhibición de armas en Las Vegas, Nevada, y esperaban los cheques por la compra de sus armas por parte del Ministerio de Defensa de Gabón.

Sin embargo, ningún funcionario de la nación centroafricana estuvo realmente involucrado en el acuerdo. En vez de ello, las negociaciones de la operación fue realizada por agentes encubiertos del FBI y un colaborador de la industria que persuadió a sus colegas para firmar el acuerdo que los llevaría a enfrentar el juicio.

La operación generó el mayor grupo de personas que haya enfrentado acusaciones por violar la ley contra prácticas de corrupción en el extranjero y forma parte de un incremento de procesos a empresarios que comenzó durante el gobierno de George W. Bush y que han aumentado bajo el mandato de Barack Obama. En el bienio 2004-2005, el Departamento de Justicia acusó a siete personas bajo esta ley y recaudó más de 27 millones de dólares en multas.

Entre 2009 y 2010, el Departamento presentó cargos contra más de 50 personas y recabó cerca de 2.000 millones de dólares.