Un incendio forestal cercano al lugar de nacimiento de la bomba atómica se cernía el martes sobre el laboratorio de Los Alamos y miles de cilindros que contienen desechos contaminados con plutonio que se encuentran en el exterior, mientras las autoridades incrementaban sus esfuerzos para proteger el sitio de las llamas y monitorear el aire en busca de radiación.

Directivos del principal laboratorio de armas nucleares del país aseguraron que los materiales peligrosos están almacenados de manera segura en contenedores capaces de resistir las llamas del incendio de 240 kilómetros cuadrados (93 millas cuadradas) de extensión.

Una pequeña área de terreno del laboratorio se encendió el lunes pero los bomberos la apagaron rápidamente. Equipos estaban en alerta para sofocar cualquier llamarada nueva y pasaron el día removiendo arbustos y ramas de árboles a baja altura en el perímetro del laboratorio.

"Estamos poniendo en esto absolutamente todo lo que tenemos", dijo en Los Alamos el senador demócrata por Nuevo México Tom Udall.

El incendio forestal obligó al desalojo de todo el poblado de Los Alamos, de 11.000 residentes, lanzó grandes columnas de humo sobre la región y avivó temores entre las autoridades del sector nuclear de que llegue a los 30.000 cilindros de 208 litros (55 galones) cada uno de desecho contaminado con plutonio.

"La preocupación es que estos cilindros se calienten tanto que exploten. Ello pondría este material tóxico en el aire. Es algo que preocupa a todos", dijo Joni Arends, directora ejecutiva de Ciudadanos Preocupados por la Seguridad Nuclear.

Al grupo de Arends también le preocupa que el fuego podría remover suelo contaminado en la propiedad del laboratorio donde se realizaron experimentos hace años. A lo largo de los años, animales de madriguera han llevado a la superficie esa contaminación, señaló.

Directivos del laboratorio dijeron que había poco riesgo de que el incendio llegue a los contenedores de desecho nuclear de bajo nivel, ya que el fuego tendría primero que atravesar desfiladeros. Además, hay funcionarios listos para cubrir los cilindros con espuma resistente al fuego si éste se acerca demasiado.

Lisa Rosendorf, vocera del laboratorio, dijo que los cilindros contienen desechos de la era de la Guerra Fría que el laboratorio envía en embarques semanales para su almacenamiento. Señaló que los contenedores están en un área pavimentada con pocos árboles en la cercanía. Al mediodía del martes, el fuego estaba aproximadamente a 3,2 kilómetros (dos millas) del material.

"Estos contenedores están diseñados para una seguridad estándar que resistiría un incendio peor que éste", agregó Rosendorf.

Los Alamos emplea a cerca de 15.000 personas, cubre más de 93 kilómetros cuadrados (36 millas cuadradas), incluye aproximadamente 2.000 edificios en más de cuatro decenas de sitios y tiene un papel vital en el programa nuclear de la nación.

___

El periodista de la AP Barry Massey contribuyó a este reporte desde Santa Fe, Nuevo México.