El círculo artístico de Pekín, afectado este año por el procesamiento de su exponente más internacional, Ai Weiwei, convocó hoy su V Bienal, que se celebrará en 2012 y tendrá como tema "el futuro y la realidad".

Las perspectivas de futuro de la humanidad, "en un mundo en el que las calamidades naturales y las desgracias humanas amenazan su existencia", deben ser temas de inspiración para los trabajos que se presenten a concurso, señalaron los organizadores de la Bienal al presentar hoy el evento y las bases de la participación.

La Bienal de Pekín, con la que la capital china intenta en la última década atraer las miradas de los círculos artísticos internacionales, es organizada por la Asociación de Artistas de China, la Federación China de Círculos Artísticos y Literarios y el Ayuntamiento de Pekín.

Comenzó a celebrarse en 2003 y sus siguientes ediciones en 2005, 2008 y 2010 (el cambio a años pares se hizo para que coincidiera con los JJOO de Pekín), y su próxima cita se abrirá el 20 de septiembre de 2012, en la que se espera superar la cifra de países participantes del año pasado, que fueron 85.

En las citas anteriores, hubo cierta polémica por el hecho de que los organizadores aceptaran solo obras de las artes más tradicionales, pintura y escultura, dejando de lado otros soportes más innovadores como el vídeo-arte o la instalación, en los que han despuntado los artistas más revolucionarios de China, entre ellos, Ai Weiwei.

El artista y activista chino Ai Weiwei, la voz más crítica del régimen chino, fue liberado la semana pasada por Pekín tras tres meses en prisión.

Ai Weiwei (Pekín, 28 de agosto de 1957, según su registro civil), es uno de los más famosos artistas conceptuales chinos en el extranjero y está entre los diez más cotizados en su país.

Pero es también uno de los más acerados críticos del régimen y un defensor de casos de derechos humanos que han sonrojado a Pekín.

Las bases de la competición de la V Bienal estipulan, para su próxima edición, expresamente que, si bien "los trabajos que se exhibirán serán principalmente pinturas y esculturas" habrá un número "aceptable" de otras formas de arte como fotografías, instalaciones o soportes mixtos.

Pekín se ha convertido en los últimos años en un conocido punto de encuentro de artistas y galeristas de todo el mundo, algunos de ellos residentes en la capital china, aunque a raíz de la crisis global la "burbuja artística" pequinesa se ha desinflado un poco, afectando especialmente a los creadores foráneos que buscan futuro en el mercado de la segunda economía mundial.