El Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Tamaulipas denunció hoy, en el primer aniversario del crimen de su aspirante a gobernador, Rodolfo Torre, que el Estado tiene "una deuda muy grande" con los simpatizantes y familiares del occiso por la falta de avances en las pesquisas del caso.

En un desplegado publicado en la prensa, el Comité Directivo Estatal del PRI señala que la población ha sido "paciente y tolerante" con las autoridades federales a cargo del caso, pero destacan que ven "con tristeza que no hay un trabajo sistemático ni avances en las investigaciones".

Rodolfo Torre Cantú, médico de 46 años y candidato de la alianza "Todos Tamaulipas" por el PRI al gobierno del estado, fue asesinado hace hoy un año en una emboscada junto a sus escoltas y el diputado local Enrique Blackmore, que lo acompañaba.

"El tiempo pasa y los tamaulipecos carecemos de una explicación fundada en la investigación y el deber de procurar justicia sobre quién y por qué se privó de la vida al doctor Rodolfo Torre Cantú", hace hoy un año, a pocos días de las elecciones del 4 de julio a gobernador del estado.

Torre Cantú fue asesinado el 28 de junio de 2010 junto a otras cuatro personas por un grupo armado que interceptó su convoy cuando se dirigía al aeropuerto de Ciudad Victoria.

Su lugar en la candidatura del PRI a gobernador lo asumió días después su hermano Egidio Torre Cantú, actual gobernador del estado, ubicado en el noreste de México.

En su mensaje de hoy, firmado por el Comité Directivo estatal del PRI, legisladores federales y locales de ese partido, así como por consejeros políticos, se recuerda el "dolor profundo" que causó aquel "cobarde e irracional" asesinato y demandan una acción más firme para hacer justicia en el caso.

La Fiscalía mexicana "tiene un compromiso con Tamaulipas pero, sobre todo, tiene una deuda muy grande con la familia, los amigos y los partidarios y con quienes creemos en el valor de la ley y en el sentido de la democracia, por lo que está obligada a esclarecer los hechos y lograr las condenas más severas y factibles para los responsables", añade el mensaje.

"No permitiremos que quede impune el asesinato de Rodolfo Torre Cantú. Demandamos acciones decisivas, inmediatas, profundas y contundentes. Nuestra exigencia de justicia es indeclinable", concluye.

En una entrevista con una emisora de radio, el presidente de México, Felipe Calderón, dio ayer detalles de las investigaciones de la Fiscalía sobre el atentado y dijo que dos de las armas usadas en el asesinato pertenecían a corporaciones policíacas.

"Dentro de las evidencias que se han localizado, son armas que fueron utilizadas en el homicidio de Rodolfo Torre, una de esas armas por ejemplo estaba registrada a nombre de la Policía Estatal y asignada a un municipio (...) y la otra era una de la Policía Municipal de Reynosa", reveló Calderón.

También señaló que en la investigación "falta mucho por recorrer en el esclarecimiento del crimen", pero lo revelado hasta ahora "es una muestra muy clara de cómo están las cosas allá" en Tamaulipas, un estado sacudido por la violencia del narcotráfico.