El canciller japonés, Takeaki Matsumoto, inicia hoy un viaje de dos días en el que acudirá como invitado a la cumbre del Mercosur en Paraguay y visitará Brasil, donde se reunirá con su homólogo en el país sudamericano, Antonio Patriota.

La agenda de la visita, la primera de un ministro de Asuntos Exteriores japonés a Sudamérica desde 2008, arrancará mañana en Asunción, donde se inaugura el encuentro del Mercosur.

En el foro, el ministro tiene previsto agradecer el apoyo prestado por los miembros del organismo (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) a Japón tras el desastre del 11 de marzo y transmitir la idea de que el país asiático es seguro para la inversión y el turismo, según indicaron representantes de la cancillería a Efe.

Las mismas fuentes destacaron la importancia de que Matsumoto acuda a la cumbre, a la que fue invitado en febrero por el ministro brasileño de Asuntos Exteriores, para reforzar relaciones con los países de esta región, de la que Japón importó el año pasado por valor de 662.600 millones de yenes (5.797 millones de euros).

En 2009 representantes de Mercosur y Japón se reunieron por primera vez en Paraguay para fomentar el comercio bilateral y las inversiones, mientras que organizaciones privadas de ambas partes han solicitado en varias ocasiones el inicio de negociaciones para alcanzar acuerdos de cooperación económica.

El jueves, Matsumoto se trasladará a Brasilia, donde mantendrá un encuentro con el canciller brasileño, Antonio Patriota.

Está previsto que la reunión se toque temas como la cooperación económica o la iniciativa secundada por ambos países para la reforma de Consejo de Seguridad de la ONU.

El año pasado las exportaciones japonesas a Brasil aumentaron casi un 32 por ciento hasta los 201.900 millones de dólares (141.386 millones de euros), mientras que las importaciones procedentes del país sudamericano crecieron un 42,21 por ciento, hasta los 181.600 millones de dólares (127.170 millones de euros).

Además, la inversión nipona en Brasil aumentó un 6,60 por ciento hasta los 374.500 millones de yenes (3.242 millones de euros).

El jueves Matsumoto se desplazará a Sao Paulo para concluir su viaje con una reunión con representantes de la comunidad de brasileños de descendencia japonesa, que en el país sudamericano suman 1,5 millones.