El Banco de Inglaterra cuenta con un plan de contingencia a punto al que podría recurrir en el caso de que Grecia quiebre con sus pagos de deuda, según desveló hoy su gobernador, Mervyn King.

En una comparecencia ante una comisión parlamentaria del Tesoro, King no quiso opinar sobre las posibilidades de que se diera esa quiebra del país helénico, aunque señaló que los mercados ponen el riesgo en un 80 %.

El gobernador admitió que existe preocupación sobre cómo resultarán afectados los bancos británicos en caso de que Grecia quiebre.

No obstante, King no quiso revelar ningún detalle sobre el citado plan de contingencia diseñado por el Banco de Inglaterra.

El gobernador apuntó que la incertidumbre que rodea actualmente a la banca francesa y alemana se extendería a ese sector en el Reino Unido, ya que los bancos británicos han prestado dinero a las entidades bancarias en Francia y Alemania.

Según King, es necesario que exista una mayor transparencia sobre ese asunto.

Por otro lado, se mostró a favor de que Grecia reciba rescates de otros países de la eurozona y del Fondo Monetario Internacional (FMI), pero consideró que ésa no es una solución a los problemas del país.

En lugar de ello, King observó que Grecia simplemente tenía que comenzar a exportar más y a importar menos para dar la vuelta a su economía.

"Comprar tiempo parece atractivo...pero si no se cambian los problemas subyacentes, los problemas vuelven de una manera más extrema", advirtió.