Un tribunal declaró culpables a seis policías acusados de atentar contra la seguridad interna del estado por participar en septiembre pasado en protestas en la Asamblea durante una sublevación policial en contra del presidente Rafael Correa, se informó el martes.

Las penas aún deben ser establecidas en otra audiencia, donde cada uno de los imputados podría recibir sanciones entre dos y ochos años de prisión.

El Tribunal Segundo de Garantías Penales declaró culpables al ex jefe de la escolta legislativa, coronel Rolando Tapia, acusado de ser el autor del delito; a los policías Mario Flores y Patricio Simancas, señalados como cómplices; y a Francisco Noboa, Marco Tibán y Carlos Tasinchana, como encubridores de atentado contra la seguridad interna del Estado.

El presidente de ese Tribunal, Renato Vásquez, en rueda de prensa señaló que "este es un delito especial, un delito contra la seguridad interna del estado y que tiene connotaciones especiales, que de acuerdo con la doctrina penal se consuma con actos preparatorios".

El Tribunal deliberó durante nueve horas, hasta la madrugada del martes, previo a emitir su fallo.

El abogado Víctor Cevallos, defensor de Tapia, destacó en radio Quito que "es una resolución politizada, (porque) el presidente del Tribunal ... tenía predeterminado lo que iba a suceder en esta causa".

Añadió que "el coronel Tapia no ha cometido delito alguno, necesitan un culpable y un sentenciado". No entró en detalles.

Tibán es hermano de la asambleísta del movimiento indígena Pachakutik, Lourdes Tibán.

Los seis policías formaban parte de la escolta de la Asamblea, donde los legisladores no pudieron sesionar el 30 de septiembre, cuando se produjo una sublevación de cientos de policías para demandar por la eliminación de beneficios económicos.

En el principal cuartel policial de Quito, ese día, el presidente Correa fue agredido física y verbalmente por lo que tuvo que huir a un hospital policial cercano, donde quedó retenido por varias horas y fue rescatado tras un operativo militar en el que hubo ocho muertes y 270 heridos.