Los demócratas que esperan recuperar la mayoría en la Cámara de Representantes en el 2012 podrían recibir un fuerte impulso en California, donde los votantes entregaron a una comisión ciudadana independiente la autoridad de reestructurar los distritos electorales.

Los analistas que estudian el trabajo del panel están pronosticando que entre tres y cinco escaños que pertenecen ahora a los republicanos se moverán al campo demócrata en la elección general del próximo año. Tal cambio podría dar a los demócratas un acercamiento, aunque lento, a la cifra mágica de 24, número de escaños en manos de los republicanos que necesitan ganar si quieren obtener la mayoría en la cámara baja.

Los republicanos cuentan con aproximadamente 31% de los votos californianos y 36% de sus delegados al Congreso, que con 53 es la cifra más grande del país. Los demócratas cuentan con 44% de los electores del estado y 62% de sus delegados del Congreso. Después de una elección especial en julio, se llenará una vacante en un distrito de tendencia demócrata.

Cerca de uno de cada cinco votantes californianos se niega a declarar preferencia por un partido.

Matt Rexroad, un asesor sobre reestructuración de distritos electorales de Sacramento, California, dijo que algunos de los 19 legisladores republicanos en la delegación legislativa del estado probablemente hubieran perdido sus escaños hace una década debido a la disminución de electores republicanos en California.

Pero después del censo del 2000, la Legislatura controlada por los demócratas diseñó nuevos linderos electorales con la intención de proteger a legisladores electos de ambos partidos.

Ahora, la Comisión Ciudadana de Reestructuración de Distritos de California está bosquejando nuevos linderos, y los legisladores titulares no son un factor.

Los votantes de California decidieron crear la comisión en el 2008, quitando la autoridad a la Legislatura luego de que la realización de reestructuraciones para favorecer a candidatos llevó a un estancamiento político y una carencia de competencia en el poder legislativo estatal y en las elecciones.