Una cuota inicial (down payment) de 10% o más para la compra de vivienda haría que la mayoría de las familias en Estados Unidos no pudieran comprar su casa.

Esa es la conclusión de un estudio presentado por una coalición de entidades del sector vivienda como respuesta a la propuesta que se está estudiando por parte de reguladores federales que obligaría a que para obtener un préstamo de vivienda o hipoteca fuera necesario aportar una cuota inicial de 10% o más.

Según el estudio de diversas entidades como las Asociación de Agentes inmobiliarios, la Asociación de Banqueros Hipotecarios o el Centro para Préstamos Responsables (CRL), una familia hispana promedio, por ejemplo, se demoraría 12 años para acumular la cuota necesaria para comprar la casa promedio cuyo valor es de $172.000.

La cuota se estima en 10% más 5% de gastos de cierres y otros costos. Se asume además que en los 12 años, las familias tienen que destinar todo el ahorro a la cuota inicial y no hacer ningún ahorro para retiro, educación de los hijos o fondos de emergencia.

En general, lo que este estudio sugiere es que imponer una cuota obligatoria de 10% sería no solo una pésima política para la recuperación de la economía porque se frenaría aun más el sector de vivienda sino que aumentaría más las diferencias entre los sectores más ricos de la población y las minorías de menores ingresos incluyendo a las comunidades latina y afroamericana.

En el pasado, siempre fue más importante la historia de crédito de una familia para comprar casa por encima de su capital acumulado. Esto debería mantenerse.

Vea este gráfico sobre lo que tardarían las familias en ahorrar una cuota del 10%:

AOL NOTICIAS

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino