El primer ministro chino, Wen Jiabao, calificó hoy en Berlín la crisis europea de la deuda de "problema pasajero" y "resoluble", y subrayó la confianza de su país en la solidez de la eurozona.

En la inauguración del sexto foro germano-chino de cooperación técnica y económica, el jefe del Gobierno chino reconoció que algunos de los países que comparten la divisa europea, sin nombrar a ninguno, atraviesan en la actualidad serias dificultades.

No obstante, recalcó que esta crisis tiene "unas características pasajeras" y que la Unión Europea (UE) es lo "suficientemente sólida" para superar esta crisis.

"Los actuales retos serán dominados", aseguró Wen ante decenas de empresarios chinos y alemanes, para señalar a continuación que su país confía plenamente en la recuperación europea.

China ya ha anunciado su intención de adquirir deuda estatal de varios países europeos afectados por la crisis en el pasado, entre los que se encuentran España, Portugal y Hungría.

Wen aterrizó ayer tarde en Berlín con 13 ministros chinos para participar en una cumbre bilateral de máximo nivel con la canciller alemana, Angela Merkel, y su gabinete de centro-derecha.

Los contactos oficiales comenzaron sin embargo hoy, con el anuncio de las intenciones de ambos países de duplicar sus actuales intercambios comerciales en los próximos cinco años gracias en parte a los contratos multimillonarios que se van a firmar durante esta visita.